¿Aromaterapia o Aromacología?

La Aromaterapia y la Aromacología, son similares porque se encuentran relacionadas con los aromas y estudian los efectos que estos tienen sobre las personas.

Los olores nos alertan, nos conectan con momentos de nuestro pasado haciéndonos revivir sentimientos y emociones. La intensidad con la que somos capaces de percibir el olor, depende indirectamente de la memoria y de nuestra apreciación olfativa. Sabemos que existe una conexión directa entre el órgano del olfato y el sistema límbico de nuestro cerebro. Podemos afirmar que nuestra personalidad, nuestros recuerdos y en definitiva el hecho de ser como somos, depende en gran medida de nuestro sistema límbico.

El ser humano recuerda hasta el 35% de lo que huele frente al 5% de lo que ve. La memoria puede retener hasta 10.000 aromas distintos, en cambio, solo reconoce hasta 200 colores, según Richard Axel y Linda B. Buck, Premio Nobel de Medicina en 2004 por su estudio sobre el olfato.

Son muchas las ocasiones en las que podemos ver productos catalogados como “aromaterapia”, cuando en realidad se tratan de productos de “aromacología” o simplemente “aromáticos”.  Este mal uso de su etiquetado por parte de la industria, generalmente cosmética, sumado a la falta de información sobre el tema, han llevado a confundir dos disciplinas similares, pero diferentes.

Aromaterapia. ¿Qué es?

La Aromaterapia es el método curativo holístico,  que consiste en el uso de aceites esenciales naturales, puros y completos, para mejorar tanto la salud como el bienestar físico y emocional de las personas.  Se considera una terapia complementaria, y como tal, debe ser practicada por terapeutas especializados en el tema. 

Los aceites esenciales son sustancias naturales,  volátiles y altamente concentradas que provienen de las plantas a través de procesos de extracción específicos.  Debido a que son los extractos más completos de los componentes de las plantas no es posible sintetizarlos en un laboratorio (crear sustancias artificiales con las mismas propiedades).  Por lo que se obtienen única y exclusivamente de la naturaleza.

En Aromaterapia no pueden substituirse los aceites esenciales por ningún tipo de fragancia artificial.  Sin aceites esenciales 100% puros de alta calidad, no existen los tratamientos de aromaterapia. 

Aunque la Aromaterapia ha sido empleada desde tiempos inmemorables por casi todas las culturas, fueron los egipcios los primeros en dejar constancia de su  uso a nivel terapéutico. En 1928, el investigador francés René-Maurice Gattefossé, introdujo el término de aromaterapia, como el arte de curar con aceites esenciales, después de estudiar las propiedades curativas de la lavanda, tras sufrir una quemadura en la mano mientras trabajaba en su laboratorio.

Aromacología. ¿Qué es?

La Aromacología estudia la influencia de las fragancias sobre el estado de ánimo de las personas y nos brinda información precisa sobre cómo y por qué reaccionamos ante un aroma.

Desde siempre, la influencia de los perfumes sobre el psiquismo ha sido objeto de numerosos estudios.  Nacida en los años 80 en Japón, la Aromacología consiste en tratar unos síntomas a través de los aromas apropiados, actuando sobre la zona física y psíquica de la persona.

Uno de los campos que más está investigando la Aromacología es en el ámbito laboral. Al mejorar la calidad del aire que respiramos con aceites esenciales, se ha comprobado que aumenta la productividad, reduciendo la fatiga mental y el estrés.

Annette Green, presidenta de la Fragance Foundation y del Fondo de Investigación del Olfato, lo utiliza desde 1986, para estudiar los efectos temporales de los olores en las personas, su conducta y su mente, mediante la estimulación de las vías olfativas en el cerebro, especialmente en el sistema límbico, a través de una fragancia. 

En Aromacología se pueden aplicar aceites esenciales, fragancias, o esencias sintéticas, los cuales pueden utilizarse por separado o pueden combinarse entre sí, para lograr un abanico de aromas.  Por lo tanto, debemos tener en cuenta, que cuando se utilicen fragancias sintéticas como resultado de mezclas químicas para crear aromas similares a los aceites esenciales, evidentemente, estas no producirán ningún efecto terapéutico.

Resumiendo:

La Aromaterapia, –terapia del aroma-,  se basa en el conocimiento y el uso tradicional  de aceites esenciales, 100% puros y naturales, que no haya sufrido ninguna transformación, para mantener intactas sus características químicas y vibracionales. Pueden ser utilizados tanto a nivel olfativo como tópico, con un objetivo curativo, tanto físico como emocional. 

La Aromacología, –psicología del aroma-, es la ciencia que estudia los efectos de las fragancias, aromas y olores sobre la mente humana.  El objetivo es suscitar sensaciones de bienestar y relajación estimulando zonas del cerebro a través de la percepción de los olores.

¿Cuál es mejor?

La decisión dependerá de cada uno de nosotros… ambas podemos utilizarlas como alternativas a productos químicos que dañan el medio ambiente y pueden causar problemas de salud, solo que deberemos conocer perfectamente los dos términos Aromaterapia (aromas de esencias y aceites esenciales 100% puros y naturales) y Aromacología (aromas sintéticos y naturales) para no confundirlos.

En general el mundo de los aromas se nos presenta ofreciéndonos una inmensa gama de posibilidades para aumentar nuestro bienestar físico y emocional de una manera suave, agradable y natural.

Los aceites esenciales 100% puros y naturales, podremos utilizarlos para ambas disciplinas, con los conocimientos adecuados de sus propiedades y de cómo utilizarlos. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Antonia.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  1&1.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.